¿Sufres de couperose?

La couperose es una afección cutánea que se caracteriza por una piel roja principalmente en las mejillas y la nariz, pero también puede localizarse en la frente y la barbilla. Al inicio del problema la piel se pone roja por alguna causa (frío, viento, emoción, calor…) y vuelve paulatinamente a su color normal. Según va evolucionando la rojez se puede convertir en permanente y se acompaña de capilares dilatados, lo que es llamado couperose. Si sigue evolucionando puede convertirse en rosácea donde ya podremos advertir granitos rojos y blancos que nada tienen que ver con el acné.

Suele afectar más a mujeres entre 40 y 50 años y, aunque parece asociado a pieles más blancas y frágiles, no se conoce bien su origen fisiológico. Lo que sí se sabe es que es una enfermedad cutánea evolutiva lo que quiere decir que si no hacemos nada por pararla irá siempre a más, pasando por diferentes estadios.

Causas

Los pequeños capilares se alteran produciendo edema e inflamación; una de las causas posibles es una mala circulación genética. Hay cofactores que influyen para empeorarlo, pero no son determinantes en todos los individuos: la exposición intensa al sol, los cambios de temperatura, el alcohol, el deporte intenso…

Síntomas

  • Piel roja en mejillas, frente, nariz y barbilla
  • Piel seca y sensible con sensación de quemazón
  • Temperatura de la piel más alta en esas zonas que en el resto de la piel
  • Aumento de la rojez con los cambios de temperatura o la emoción.
  • Inflamación
  • En los casos más graves: aparición de granitos blancos sobre todo en nariz, mejillas y mentón.

¿Qué debemos de evitar para no agravar el fenómeno?

  • Exposición prolongada al sol
  • Los cambios de temperatura (en invierno salir de la calefacción al frío)
  • El consumo de bebidas muy calientes, de alcohol y de comida picante
  • Los corticoides
  • Las emociones y el estrés

También debemos de saber que la couperose se suele agravar durante los embarazos y cuando comienzan los desarreglos hormonales.

 

¿Cómo podemos tratarla?

Desde mi punto de vista lo más importante es evitar que vaya a más una vez se detecta, pero también tenemos tratamientos en Esthederm que rebajan bastante la intensidad del problema. También hay soluciones quirúrgicas para los casos más graves (electrocoagulación, láser…); recomiendo acudir a un buen especialista en estos casos.

Para parar su evolución lo primero es evitar los factores de los que hablé más arriba y que agravan el problema: sol, alcohol, cambios de temperatura… En cuanto a la cosmética que debemos de utilizar:

  • Desmaquilladores específicos para pieles sensibles que sean reconfortantes, como la Leche Desmaquilladora Desensibilizante de Esthederm
  • No utilizar exfoliantes de ningún tipo, pero sobre todo los de gránulos que son muy abrasivos.
  • Por las mañanas una crema de textura confortable que también nos aísle del sol es muy importante. Mejor si tiene una protección específica más alta contra los UVA, como la Into Repair de Esthederm que, además, es desensibilizante, con lo que nos aporta un 2 en 1.
  • Y por las noches, tenemos que reforzar los capilares al mismo tiempo que reforzamos la tolerancia de la piel. El Serum Intensivo de Vitamina E de Esthederm tiene unos resultados realmente espectaculares. Y para muestra un botón: estas fotos me las envió una clienta que se había puesto el serum 1 SOLA VEZ! La primera foto fue antes de aplicarse el serum por la noche y la segunda foto a la mañana siguiente.

img-20160915-wa0003

No dudes en escribirme si tienes dudas de la prescripción que deberías utilizar.

¿Son todos los ácidos hialurónicos iguales?

El ácido hialurónico está muy de moda: se inyecta para rellenar arrugas y devolver al rostro el volumen de la juventud y también se utiliza en muchísimas formulaciones cosméticas, bien como complemento, bien como ingrediente activo principal. De éstas últimas fórmulas me gustaría hablarte: ¿son todas iguales? ¿podemos esperar los mismos efectos? ¿Hay alguna explicación a la diferencia de precio?

¿Qué es el ácido hialurónico y por qué es tan importante para nuestra piel?

La juventud y la belleza de la piel están íntimamente ligadas a su hidratación. No sólo la hidratación superficial, sino también el agua que somos capaces de retener en la profundidad de la dermis. Mientras que la pérdida de agua superficial nos lleva a una piel deshidratada, áspera, con arruguitas y sensación de falta de confort, la pérdida de agua en nuestra dermis es un factor precoz de aparición de arrugas, porque se alteran las propiedades mecánicas de la piel.

Por lo tanto, recrear el equilibrio hídrico de las capas epidérmicas y dérmicas es crucial para corregir los síntomas de la pieles deshidratadas, pero también para restaurar y mantener el aspecto de una piel joven.

Pero conozcamos más de cerca esta molécula: es el constituyente esencial de numerosos tejidos y fluidos fisiológicos. Es uno de los principales componentes de la matriz extracelular que es la que permite que las células se organicen en tejidos. Más del 50% del ácido hialurónico total del cuerpo está presente en la piel y la cantidad es mucho más importante en las capas profundas (la dermis), lo cual nos da una idea de su importancia.

El ácido hialurónico es capaz de retener hasta 1000 veces su peso molecular en agua, es como si fuera una esponja minúscula capaz de absorber un cubo de agua. Por eso es esencial para que nuestra piel se mantenga bien hidratada.

En las personas jóvenes encontramos mucha más cantidad de AH; con el tiempo su presencia disminuye: por un lado producimos menos y por otro lado los radicales libres producidos por agresores como el sol, el estrés o la polución lo destruyen. Con la ausencia de AH llega la deshidratación profunda, las arrugas y la falta de elasticidad.

¿Hay diferentes ácidos hialurónicos?

Sí. No sólo hay diferentes calidades, sino que también hay diferentes tipos de moléculas y cada una tiene un efecto diferente en la piel.

  1. Ácido hialurónico de alto peso molecular (1,3 – 1,8 MDa)

Cuando se aplica sobre la piel este AH forma una película no oclusiva y regula la perspiración del agua. Además, gracias a su poder higroscópico permite mantener el agua en la superficie cutánea y juega un papel de reserva hídrica. Además dicha película protege la piel de agresiones exteriores que podrían dañar la barrera protectora de la piel. Como resumen podemos decir que este peso molecular tiene un alto poder hidratante inmediato, por lo que es ideal para tratar pieles en desdhidratación intensa. Ejemplo, cuando la piel nos tira mucho y vemos incluso descamaciones por falta de agua.

2. Ácido hialurónico de peso molecular medio (0.15 – 0.6 MDa)

Este peso molecular penetra más en la epidermis y por lo tanto será capaz de aportar una hidratación más profunda. Pero su actividad incomparable es que es el único capaz de promover la neosíntesis de ácido hialurónico natural. Es decir, no sólo sustituye el AH que nos falta, sino que nos ayuda a volver a producirlo en las cantidades de cuando éramos jóvenes. Por lo tanto cumple un papel esencial en el relleno biológico de la piel y los resultados serán mucho más duraderos.

¡Un punto importante: este efecto sólo ha sido demostrado a partir de una concentración de 1%!

3. Las esferas de relleno y el ácido hialurónico de pequeño peso molecular

 

Este ácido hialurónico es encapsulado en esferas de relleno para que sean capaces de llegar más lejos en la piel. Una vez en la profundidad absorben mucha agua con lo que “hinchan” la piel muy rápidamente aportando ese efecto “plump” o de relleno del que tanto se habla. Las arrugas y arruguitas se ven rápidamente más lisas. Es una acción mecánica muy visible que nos da un aspecto más joven casi inmediatamente.

Por lo tanto y si me he explicado bien, comprendemos que para obtener un efecto óptimo, deberíamos de utilizar formulaciones que combinaran los tres pesos moleculares, pero sobre todo debemos de prestar especial atención al peso medio molecular, porque es el único que nos aporta un efecto biológico y duradero a medio plazo.

¿Qué aporta Intensivo Hyaluronic de Esthederm?

La fórmula actual de Hyaluronic ya es un top ventas. Podéis leer más en aquí: Intensivos Hyaluronic. Pero es que a partir del mes de septiembre llegará al mercado la nueva fórmula totalmente revolucionaria.

Su objetivo no es sólo el equilibrio hídrico superficial, sino también en profundidad al aportar un factor de hidratación sin competencia: el ácido hialurónico y además con una estrategia que lo diferencia de los otros productos del mercado:

  • Una eficacia inmediata hidratante gracias al alto peso molecular
  • Un efecto de relleno de arruguitas superficiales gracias a las esferas de relleno.
  • Un efecto duradero gracias a la estimulación de la neosíntesis de ácido hialurónico por el peso molecular intermedio.
  • Un efecto de limitación de la degradación natural de las fibras de colágeno y elastina que potencian el efecto antienvejecimiento del ácido hialurónico.

¡No sé vosotras, pero yo estoy deseando probarla!

 

 

 

 

 

Manteca de Karité con Aceite de Argán

La manteca de karité es también conocida por su nombre inglés “shea butter” y su nombre botánico es Butyrospermum parkii, en honor al explorador escocés Mungo Park, que en el siglo XVII fue el primero que lo trajo a Europa y difundió sus virtudes. Se extrae de los frutos de un árbol de hasta 15 metros de altura de las sabanas arbóreas del oeste de África que puede vivir hasta tres siglos y que puede llegar a tener un tronco de hasta un metro de diámetro.

manteca de karitLa Manteca de Karité al Aceite de Argán de Charme d’Orient se obtiene por primera presión en frío y es enriquecida posteriormente con Aceite de Argán también de primera calidad. Se presenta sin olor y perfumada con los delicados aromas (15 perfumes diferentes) que dan el toque de exclusividad a la firma: Oriente, Suavidad Oriental, Frutas, Flores, Ámbar…

La consistencia en frío es densa, ligeramente granulada y blanquecina. Para aplicarla debemos de calentarla ligeramente en nuestras manos antes: tomamos una pequeña cantidad con una espatulita, la depositamos en el centro de la mano y la calentamos con los dedos. Rápidamente se volverá transparente, similar a un aceite y estará lista para se aplicada tanto en rostro como del cuerpo. En cabina, puede mantenerse caliente y podremos aplicar el producto sobre la piel durante el masaje, sumando al placer del mismo el confort del calor del producto.

El aceite de argán, proviene de los frutos de un árbol llaceite argánamado Argania spinosa, declarado
Patrimonio Universal por la Unesco en 1998 por ser uno de los árboles que posee mayor resistencia a la sequía ya que puede desarrollar unas raíces de gran longitud para obtener agua de las profundidades de la tierra. Natural de Marruecos, el árbol de argán puede llegar a vivir más de 200 años y medir más de 10 metros. Los frutos tienen forma aceitunada y dentro de ellos se encuentran sus semillas de las cuales se extrae el aceite de argán. Tiene tantas propiedades que lo llaman el “Oro líquido de Marruecos”.

 

¿Qué propiedades tienen?

La manteca de karité es como un manto protector, hidratante y reconfortante para la piel. Tiene un alto contenido en vitamina F, una excelente combinación de ácidos grasos y antioxidantes (vitamina E y catequinas), por lo que protege de las agresiones externas reforzando nuestra capa epidérmica,  mantiene el agua en nuestra piel aportando un confort inmediato incluso a las pieles más secas, deja la piel suave y elástica y calma las irritaciones de las pieles frágiles o fragilizadas. También le asignan propiedades regenerantes y de prevención del envejecimiento prematuro.

El aceite de argán, gracias a su alto contenido en ácidos grasos, es hidratante y nutritivo. Contiene vitaminas C y E que ayudan a preservar la piel joven y con una estructura óptima. Es un aceite que penetra fácilmente y no obstruye los poros, por lo que no afecta a las pieles grasas y con tendencia a los granitos o los puntos negros.

Consejos de utilización

La manteca de karité es un producto muy versátil y si se combina con las excelentes propiedades del aceite de argán, es un producto de “fondo de armario” (a tener en cuenta que la manteca de karité de Charme d’Orient viene neutra y perfumada; la neutra es la que aplicaremos en el rostro):

  • Hidrata las pieles secas: aplicar día y noche o sólo por la noche, según las necesidades.
  • Calma las pieles irritadas: aplicar día y noche durante los momentos de “crisis”.
  • Trata los labios cortados y evita que se resequen: aplicarlo a menudo en condiciones extremas de frío y viento. ¡No se lo olviden si van a esquiar!
  • Suaviza las durezas de la piel: pies y dedos de los corredores, talones resecos, manos “gastadas”. Aplicar después del baño y antes de hacer deporte para evitar las “rozaduras” (excelente para los niños con los muslos gorditos).
  • Previene la formación de estrías (embarazo, periodos a régimen o de crecimiento…).
  • Cabello: lo protege cuando vamos a la playa y lo repara posteriormente. Aplicarlo como una “gomina” cuando vamos a la playa. Al volver o cuando queremos reparar un cabello apagado, aplicarlo durante 15 minutos (mejor envolviéndolo en una toalla y/o dando calor) antes de lavarlo normalmente. Puede ser un tratamiento reparador ideal para salones de peluquería que deseen aportar un servicio natural.
  • Uñas y cutículas: las repara y suaviza. Si se aplica con un masaje antes de pulirlas con un taco suave, las dejará brillantes durante días. En el salón de belleza es uno de los pasos de la Manicura Oriental, un lujo de tratamiento para manos y uñas.
  • Masaje y envolvimiento: es un producto 2 en 1. Nos permite dar un masaje tanto de relajación como terapéutico y si posteriormente envolvemos el cuerpo con un film plástico y lo tapamos con una manta para aportar calor, obtendremos los efectos de una mascarilla/envolvimiento corporal que dejarán la piel suave e hidratada en sólo 15 minutos.

¿Conoces otras aplicaciones de la Manteca de Karité con Aceite de Argán? ¿Tienes aún dudas de cómo utlizarlo? ¡Escríbeme!

 

 

 

¿Qué le pasa a la piel en invierno?

El invierno es, junto con el verano, la estación del año más dura para piel. Si la piel no ha podido recuperarse correctamente en otoño de los daños del verano o simplemente no tiene la capacidad suficiente para luchar contra estos cambios de clima, se impone un cuidado especial. Si no, la piel sufrirá, se fragilizará y envejecerá prematuramente.

Pero, ¿qué es exactamente lo que ocurre durante la estación fría?

Internamente, con el frío la microcirculación sanguínea se hace más lenta y llega menos nutrición y menos oxígeno a la piel. También se ralentiza la desintoxicación, con lo que los tejidos se cargan de toxinas. Por ambos factores, en invierno los metabolismos cutáneos tienden a bajar el ritmo, como si fuera un oso hibernando. Para compensar esta falta de nutrientes, debemos de buscar en esta estación una crema que nos aporte vitaminas, minerales, oligoelementos… pero, sobre todo, ácidos grasos esenciales, las grasas que permiten a nuestra piel reforzar su barrera.

Externamente, el ambiente se hace muy agresivo. Por una parte el viento y el frío van a crear “fisuras” en la superficie de la piel que no tenga suficientes lípidos naturales para protegerse de ellos. Es la sensación de piel muy seca, necesidad de ponerse una crema más “gruesa” o “grasa”. Es normal, con ese tipo de textura intentamos compensar nuestras carencias naturales para luchar contra las inclemencias del tiempo. Hasta las pieles grasas pueden sufrirlo si el clima es extremo. De ahí que el mejor hábito que podamos tener es cambiar de tipo de crema cuando llega el invierno hacia una textura más confortable, una textura que sin dejar la piel grasa aporte un “abrigo” para la piel.

Además, no podemos olvidar los cambios de temperatura a los que la piel está sometida en estos meses: del interior con calefacción al exterior frío… También influye la tendencia a comer más caliente, incluso más picante, a tomar vino tinto… Estos factores van a tener consecuencias nefastas directas para la piel: los capilares se dilatan y pueden dar lugar a rojeces, couperose, piel caliente… Si no protegemos correctamente la piel de estos cambios de temperatura, el problema avanzará y lo que son unas rojeces ligeras al principio que desaparecen rápidamente al llegar la primavera, se convertirá en una rojez permanente que será muy difícil de camuflar y que acompleja a tantas mujeres. ¿Y qué tipo de protección requiere el invierno? Una protección antioxidante y anti-choque térmico en una textura tipo “cashmere” que envuelva la piel y la aísle de su entorno.

Y no olvidemos a las pieles que viven en sitios cálidos y que, de un día para otro, pasan del calor al frío de la alta montaña, porque van a esquiar. En estos casos hay que reforzar las medidas, porque no ha habido un proceso de adaptación y los efectos en la piel pueden ser más drásticos.

La solución Esthederm de nutrición y protección específica para el invierno. ¿Quieres saber dónde encontrarla? ¡Escríbenos!

esthederm-Crema Vital a la Jalea Real

Gama Nutri System, falta de luminosidad y vitalidad