¿Qué limpiador me conviene?

Antes de hablar del limpiador que más conviene a cada tipo de piel, vamos a comenzar por los errores que se cometen muy a menudo por desconocimiento:

  • Error: limpiarse la cara con el gel del cuerpo. El gel del cuerpo suele ser demasiado “lavante”. Te dejará la piel de la cara tirante y con necesidad de aplicarte una crema rápidamente (la del cuerpo también, pero seguramente no lo percibirás igual).
  • Error: limpiarse la cara con toallitas. Las toallitas suelen arrastrar más de lo que la limpieza de la piel necesita. Están bien para una emergencia o para un viaje con mochila, pero no para todos los días.
  • Error: limpiarse la cara con agua nada más. El agua sola no limpia, porque no puede llevarse la suciedad que sólo se diluye en una fase aceite.
  • Error: no limpiarse. Durante el día la piel acumula mucha suciedad del contacto con el medio: polución, polvo, toxinas… Y durante la noche nuestra propia grasa y el sudor. Si no limpiamos correctamente la piel, sin agredirla, el precioso tratamiento que nos apliquemos después no servirá para mucho, porque los ingredientes activos lo tendrán difícil para atravesar esa capa de “protección” extra. Piénsalo…

Ahora vamos con las diferentes emulsiones:

  • Leches limpiadoras: son ideales para pieles deshidratadas y pieles sensibles porque aportan un film protector extra y son muy suaves con la piel. También son perfectas si somos alérgicas al agua o si el agua de nuestra ciudad es muy calcárea, porque podremos retirarlas con loción. Las mejores fórmulas deben de aportar un pre-tratamiento que comience a aportar resultados a nuestra piel desde la limpieza. También deben de ser desmaquilladoras al mismo tiempo. Todos estos puntos los cumplen las leches desmaquilladoras Esthederm.
  • Aguas micelares: es el desmaquillador y limpiador ideal para las que no tienen tiempo, las que viajan mucho y no quieren ir cargando con muchos productos y para las perezosas. ¿Por qué? Porque desmaquillan ojos, labios y rostro y además tonifican en un solo gesto. ¿Sabías que Esthederm sacó la primera agua micelar del mercado? Ahora puedes explicarte la diferencia.
  • Gel espumoso: es el limpiador clave para las pieles grasas, para los hombres, para los jóvenes que comienzan con su primer limpiador. Lo metemos en la ducha y no hay nada más fácil de usar. Lo único que debemos de tener en cuenta: después de usarlo no debemos de sentir la piel tirante. Si es el caso, ese limpiador es demasiado fuerte para tu piel o no cumple con los mínimos de tolerancia. Prueba el Gel Pureza de Esthederm, es una bomba de frescura. Su perfume te encantará.
  • Espumas limpiadoras: son la nueva generación de limpiadores. Limpian en profundidad, son de utilización ultra cómoda bajo la ducha y son suaves con la piel. Si están bien formuladas son universales y hasta las pieles un poco sensibles pueden usarlas. La Espuma Pureza de Esthederm es uno de los top 10 y la Espuma Aclaradora que lucha contra las manchas oscuras es una perla negra; por algo será…

¿Cuál es el limpiador que mejor te va? Si tienes dudas, pregúntame.

 

Masque Gomme Clarifiant

Mascarilla Exfoliante Aclaradora

EL TRATAMIENTO EXFOLIANTE SIN GRÁNULOS PARA LUCIR UN CUTIS UNIFORME Y LUMINOSO.

La capacidad limpiadora de una mascarilla de textura crema untuosa y de un exfoliante sin gránulos juntos en un gesto extremadamente suave. Su acción complementaria de absorción de la melanina de superficie contribuye a aclarar la piel y darle un tono más uniforme.

ACCIONES:

Elimina las células muertas, afina la textura de la piel, cierra los poros. Absorbe la melanina de superfice dejando la piel más clara y difuminando las manchas. Reduce el exceso de grasa y matifica el rostro. Prepara la piel para un maquillaje duradero. Respeta el equilibrio de la flora cutánea.

PARA QUIÉN Y CUÁNDO:

Piel irregular, cutis apagado, manchas pigmentarias, falta de uniformidad y de transparencia. Poro abierto y exceso de grasa. Piel apagada. Fumadores.
Se utiliza durante todo el año. Especialmente importante en primavera y otoño para liberar la piel de la acumulación de células muertas de las estaciones “duras”. De 1 a 3 veces a la semana, según la resistencia de la piel.

UTILIZACIÓN:

Aplicar en capa gruesa y uniforme, sobre la piel limpia y seca del rostro, el cuello y el escote.
Dejar actuar unos segundos hasta que se seque un poco. Exfoliar realizando movimientos amplios, aclarar y secar.

RESULTADO

El cutis está instantánea y visiblemente más claro, uniforme y resplandeciente.
La piel está más suave, más luminosa, y la piel fresca y aterciopelada.

Para aumentar el resultado y facilitar la extracción de comedones, utilizar después de la Crema Suave Desincrustante.

¿No estás segura de si es tu limpiador? ¡Pregúntame!

Puntos negros y otras imperfecciones

A lo largo de la piel se diseminan gran cantidad de poros, pequeñísimos orificios llamados folículos pilosebáceos, a través de los cuales se excreta la grasa y sale el pelo. El sebo tiene como finalidad proteger a la piel, por eso muchas veces asociamos las pieles más grasas a un menor envejecimiento prematuro.

 

El nombre técnico del punto negro es el comedón abierto y surge cuando la salida del canal pilosebáceo se obstruye por excesiva acumulación de queratina. Esta acumulación está determinada por factores hormonales y/o genéticos que hacen que las células muertas de la piel no se eliminen normalmente, porque se quedan pegadas entre sí por un exceso de sebo en la piel. Por esta razón suelen aparecer más en la adolescencia y más en los varones que en las mujeres, salvo los asociados a la menstruación y al embarazo. Tienden a aparecer en la cara y en la espalda, zonas de mayor densidad de folículos pilosebáceos.

 

El comedón no se debe a una ausencia de higiene, pero sí es verdad que no limpiarse correctamente la cara mañana y noche y no realizar una limpieza en profundidad semanal puede aumentar el problema al facilitar la acumulación de células muertas. Respecto a si la alimentación juega un papel importante, hay todo tipo de opiniones. Hay quien dice que comer un exceso de grasa, chocolate y/o picante, puede aumentar este tipo de lesiones. No hay nada realmente probado, pero si es verdad que una alimentación sana ayuda a mantener la piel más limpia y saludable.

 

El comedón puede ser el inicio de una lesión acnéica si se infecta y convertirse en una pústula o grano con pus en su interior o puede quedarse sólo en eso, en un punto negro. Su color oscuro se debe a la melanina (la proteína que nos aporta el moreno de la piel) y a la oxidación de las grasas.

Frente al comedón abierto o punto negro nos encontramos con el comedón cerrado o microquiste que es invisible sin lupa, pero fáciles de detectar al tocar la piel suavemente (son miniprotuberancias).

¿Cómo podemos tratar los puntos negros?

 

Los comedones no deben de apretarse para hacerlos salir. Podemos dañar la piel, crear una cicatriz y, si hubiera una infección profunda, podríamos empujar las bacterias provocando una imperfección mayor. Las esteticistas y dermatólogos cuentan con unos instrumentos llamados extractores de comedones que pueden ayudar a sacarlos sin generar daño.

¿Y qué podemos hacer a domicilio? Un buen limpiador espumoso que limpie la piel pero no la agreda es esencial. Yo recomiendo la Espuma Pureza o el Gel Pureza de Esthederm. Lo debemos de utilizar mañana y noche para evitar un exceso de grasa en la piel y limpiarla de todos los restos de maquillaje que duplicarán los efectos del sebo natural. Una vez a la semana debemos de realizar una desincrustación en profundidad. No estamos hablando de exfoliar, esto será un etapa adicional, se trata de ayudar a la piel a deshacerse de todas las toxinas y desechos que se van acumulando en la entrada del folículo pilosebáceo y entre las células. Es raro encontrar un producto que actúe así, pero la Crema Desincrustante de Esthederm lo hace. Pruébala, verás tu piel más limpia de puntos negros en sólo una semana. Y, por último, debemos de exfoliar nuestra piel una vez a la semana. Eso sí, muy importante que la exfoliación sea suave, sin ácidos que agredan nuestra piel. Esthederm recomienda la Mascarilla Goma, un exfoliante “gommage” que se pega a las células muertas y las eliminará con un suave masaje. Su plus: también se lleva el exceso de melanina y sebo dejando la piel más clara de manchas y menos predispuesta a la nueva formación de puntos negros. Pero, atención, no la utilizaremos en caso de que haya imperfecciones infectadas, porque podremos extenderlas.

Por supuesto no debemos de olvidar hidratar correctamente la piel. Muchas veces asociamos hidratación con la producción de más comedones, pero no es cierto. Al revés, si no hidratamos el folículo se cerrará más fácilmente y podremos encontrarnos con una mayor cantidad de comedones tanto cerrados como abiertos. Evitar los productos astringente también es muy importante, por esta misma razón, como por ejemplo las mascarillas de arcilla o las lociones con alcohol que secan la piel.

Y, como siempre recomendamos, la mejor prevención está en una buena higiene facial profesional en manos de una esteticista acreditada Vcanto, como mínimo 1 vez cada tres meses, idealmente una vez al mes. Mantendrá tu piel en las mejores condiciones, evitará problemas futuros y corregirá los existentes.

Y si sigues teniendo dudas sobre cómo evitar los puntos negros, ¡escríbeme!