¿Qué es el Oro Líquido?


El Oro Líquido de Marruecos es el nombre que se le ha dado al Aceite de Argán. Y últimamente parece la panacea… Sirve para la cara, para el pelo, para las uñas, para el cuerpo… ¿Es cierto?

El origen del aceite de argán: el árbol de argán o Argania spinosa

El aceite de argán se prepara a partir de los frutos recolectados de la Argania spinosa. Declarado Patrimonio Universal por la Unesco en 1998, es uno de los árboles que posee mayor resistencia a la sequía, está adaptado a vivir en climas casi desérticos. Esto se debe a que puede desarrollar unas raíces de gran longitud para obtener agua de las profundidades de la tierra. Natural de Marruecos, el árbol de argán puede llegar a vivir más de 200 años. Es robusto y con el tronco en forma de tornillo. A veces sobrepasa los 10 metros de altura.

Los frutos tienen forma aceitunada y germinan en época estival. Dentro de la almendra se encuentran sus semillas, que varían entre una y tres, de las cuales se extrae el aceite de argán. Antiguamente, los frutos eran recolectados por las cabras, que se subían al árbol, los ingerían y de vuelta al corral los regurgitaban y expulsaban. Ya no se practica este tipo de recolección por razones de calidad y seguridad. De hecho los árboles se podan para evitar que las cabras puedan trepar por las ramas.

También debemos de saber es que hay muchas calidades diferentes. Cuando se utiliza con fines cosméticos, debe de obtenerse mediante prensado en frío para que no pierda sus propiedades, como el aceite de oliva… Desde que se ha puesto de moda, muchos han visto el negocio, así que si queremos que sea un aceite libre de química, es importante que proceda de un cultivo ecológico y, por lo tanto, tenga la etiqueta “BIO”.

Hay dos formas cosméticas del aceite de argán: el tradicional para el que se torrefactan las semillas antes de extraer el aceite y que tiene un aroma característico y el aceite natural, de olor suave. El color es dorado, por eso se llama “oro líquido”. Para saber si no ha sido mezclado con otros aceites, como el aceite de almendras, mira la etiqueta en la que debe de constar sólo Argania spinosa y quizás algún conservante natural como la vitamina E o tocoferol. Si el aceite no tiene etiqueta deberías de desconfiar, aunque te digan que es una producción artesanal.

¿Qué cualidades tiene el Aceite de Argán?

El aceite de argán está compuesto hasta en un 80% de ácidos grasos esenciales:  ácido oleico (45%), ácido linoleico o vitamina F (35 %), ácido alfa-linolénico (15 %), ácido gamma-linolénico (3 %), ácido araquidónico (1%); contiene grandes cantidades de tocoferoles o vitamina E (unos 700 mg/kg), casi tres veces más que el aceite de oliva por ejemplo, carotenoides de los que un 50% son betacarotenos, precursores de la vitamina A, fitoesteroles (D-7steroles) -que raramente se encuentran en los aceites vegetales- y esqualeno.

Si lo comparamos con el aceite de oliva o de almendra, el aceite de argán tiene la más alta concentración de ácidos grasos esenciales y ácidos linoleicos en asociación natural. Los ácidos grasos insaturados esenciales son nutrientes vitales que están involucrados en procesos fisiológicos y bioquímicos relacionados con la regeneración de tejidos. Desarrollan, pues, un papel importante para atenuar las cicatrices y las arrugas. También explica sus buenos resultados en la lucha contra la oxidación y los radicales libres. Por otra parte, al oxigenar la piel, el aceite de argán favorece la restauración de la capa hidrolipídica y de las células cutáneas cuyo tenor en nutrientes incrementa considerablemente. Los beneficios son elasticidad, suavidad y luminosidad de la piel.

El aceite de argán contrariamente al aceite de rosa mosqueta, por ejemplo, no es comedogénico, es decir que no obstruye los poros. Resulta recomendable por lo tanto incluso para las personas que tienen piel grasa y/o acné con resultados muy favorables en la recuperación de marcas o cicatrices residuales de dicha patología, aunque en un primer tiempo y por pura lógica, uno se muestre reacio o dude de la conveniencia de aplicar un aceite en una piel de por sí grasa.

Aceite argán 50En el masaje corporal, nos permite unir el placer sensual del masaje con el beneficio de la vitamina E, aportando hidratación, nutrientes y suavidad a la piel después del baño o de la ducha. Se recomienda su uso en quemaduras solares e irritaciones cutáneas; el aceite aliviará la sensación de ardor, picor, quemazón y tirantez.

También se usa para uñas quebradizas o abiertas en capas. Las fortalece y protege de las agresiones externas. Lo ideal es masajear las cutículas con él. En tratamiento capilar, le dará brillo y resistencia al cabello seco, apagado y quebradizo. Eso se debe a su contenido en lupeol, que favorece la generación de queratinocitos, células que producen la queratina, principal componente de  epidermis, uñas y cabello.

Así que sí, parece que el aceite de argán tiene muchas propiedades y es un buen aporte cosmético para tu piel. Charme d’Orient te propone aceite de argán de calidad extra BIO, en varios formatos torrefactado con olor tradicional o sin olor. ¡Tú decides!

Manteca de Karité con Aceite de Argán

La manteca de karité es también conocida por su nombre inglés “shea butter” y su nombre botánico es Butyrospermum parkii, en honor al explorador escocés Mungo Park, que en el siglo XVII fue el primero que lo trajo a Europa y difundió sus virtudes. Se extrae de los frutos de un árbol de hasta 15 metros de altura de las sabanas arbóreas del oeste de África que puede vivir hasta tres siglos y que puede llegar a tener un tronco de hasta un metro de diámetro.

manteca de karitLa Manteca de Karité al Aceite de Argán de Charme d’Orient se obtiene por primera presión en frío y es enriquecida posteriormente con Aceite de Argán también de primera calidad. Se presenta sin olor y perfumada con los delicados aromas (15 perfumes diferentes) que dan el toque de exclusividad a la firma: Oriente, Suavidad Oriental, Frutas, Flores, Ámbar…

La consistencia en frío es densa, ligeramente granulada y blanquecina. Para aplicarla debemos de calentarla ligeramente en nuestras manos antes: tomamos una pequeña cantidad con una espatulita, la depositamos en el centro de la mano y la calentamos con los dedos. Rápidamente se volverá transparente, similar a un aceite y estará lista para se aplicada tanto en rostro como del cuerpo. En cabina, puede mantenerse caliente y podremos aplicar el producto sobre la piel durante el masaje, sumando al placer del mismo el confort del calor del producto.

El aceite de argán, proviene de los frutos de un árbol llaceite argánamado Argania spinosa, declarado
Patrimonio Universal por la Unesco en 1998 por ser uno de los árboles que posee mayor resistencia a la sequía ya que puede desarrollar unas raíces de gran longitud para obtener agua de las profundidades de la tierra. Natural de Marruecos, el árbol de argán puede llegar a vivir más de 200 años y medir más de 10 metros. Los frutos tienen forma aceitunada y dentro de ellos se encuentran sus semillas de las cuales se extrae el aceite de argán. Tiene tantas propiedades que lo llaman el “Oro líquido de Marruecos”.

 

¿Qué propiedades tienen?

La manteca de karité es como un manto protector, hidratante y reconfortante para la piel. Tiene un alto contenido en vitamina F, una excelente combinación de ácidos grasos y antioxidantes (vitamina E y catequinas), por lo que protege de las agresiones externas reforzando nuestra capa epidérmica,  mantiene el agua en nuestra piel aportando un confort inmediato incluso a las pieles más secas, deja la piel suave y elástica y calma las irritaciones de las pieles frágiles o fragilizadas. También le asignan propiedades regenerantes y de prevención del envejecimiento prematuro.

El aceite de argán, gracias a su alto contenido en ácidos grasos, es hidratante y nutritivo. Contiene vitaminas C y E que ayudan a preservar la piel joven y con una estructura óptima. Es un aceite que penetra fácilmente y no obstruye los poros, por lo que no afecta a las pieles grasas y con tendencia a los granitos o los puntos negros.

Consejos de utilización

La manteca de karité es un producto muy versátil y si se combina con las excelentes propiedades del aceite de argán, es un producto de “fondo de armario” (a tener en cuenta que la manteca de karité de Charme d’Orient viene neutra y perfumada; la neutra es la que aplicaremos en el rostro):

  • Hidrata las pieles secas: aplicar día y noche o sólo por la noche, según las necesidades.
  • Calma las pieles irritadas: aplicar día y noche durante los momentos de “crisis”.
  • Trata los labios cortados y evita que se resequen: aplicarlo a menudo en condiciones extremas de frío y viento. ¡No se lo olviden si van a esquiar!
  • Suaviza las durezas de la piel: pies y dedos de los corredores, talones resecos, manos “gastadas”. Aplicar después del baño y antes de hacer deporte para evitar las “rozaduras” (excelente para los niños con los muslos gorditos).
  • Previene la formación de estrías (embarazo, periodos a régimen o de crecimiento…).
  • Cabello: lo protege cuando vamos a la playa y lo repara posteriormente. Aplicarlo como una “gomina” cuando vamos a la playa. Al volver o cuando queremos reparar un cabello apagado, aplicarlo durante 15 minutos (mejor envolviéndolo en una toalla y/o dando calor) antes de lavarlo normalmente. Puede ser un tratamiento reparador ideal para salones de peluquería que deseen aportar un servicio natural.
  • Uñas y cutículas: las repara y suaviza. Si se aplica con un masaje antes de pulirlas con un taco suave, las dejará brillantes durante días. En el salón de belleza es uno de los pasos de la Manicura Oriental, un lujo de tratamiento para manos y uñas.
  • Masaje y envolvimiento: es un producto 2 en 1. Nos permite dar un masaje tanto de relajación como terapéutico y si posteriormente envolvemos el cuerpo con un film plástico y lo tapamos con una manta para aportar calor, obtendremos los efectos de una mascarilla/envolvimiento corporal que dejarán la piel suave e hidratada en sólo 15 minutos.

¿Conoces otras aplicaciones de la Manteca de Karité con Aceite de Argán? ¿Tienes aún dudas de cómo utlizarlo? ¡Escríbeme!