¿Qué limpiador me conviene?

Antes de hablar del limpiador que más conviene a cada tipo de piel, vamos a comenzar por los errores que se cometen muy a menudo por desconocimiento:

  • Error: limpiarse la cara con el gel del cuerpo. El gel del cuerpo suele ser demasiado “lavante”. Te dejará la piel de la cara tirante y con necesidad de aplicarte una crema rápidamente (la del cuerpo también, pero seguramente no lo percibirás igual).
  • Error: limpiarse la cara con toallitas. Las toallitas suelen arrastrar más de lo que la limpieza de la piel necesita. Están bien para una emergencia o para un viaje con mochila, pero no para todos los días.
  • Error: limpiarse la cara con agua nada más. El agua sola no limpia, porque no puede llevarse la suciedad que sólo se diluye en una fase aceite.
  • Error: no limpiarse. Durante el día la piel acumula mucha suciedad del contacto con el medio: polución, polvo, toxinas… Y durante la noche nuestra propia grasa y el sudor. Si no limpiamos correctamente la piel, sin agredirla, el precioso tratamiento que nos apliquemos después no servirá para mucho, porque los ingredientes activos lo tendrán difícil para atravesar esa capa de “protección” extra. Piénsalo…

Ahora vamos con las diferentes emulsiones:

  • Leches limpiadoras: son ideales para pieles deshidratadas y pieles sensibles porque aportan un film protector extra y son muy suaves con la piel. También son perfectas si somos alérgicas al agua o si el agua de nuestra ciudad es muy calcárea, porque podremos retirarlas con loción. Las mejores fórmulas deben de aportar un pre-tratamiento que comience a aportar resultados a nuestra piel desde la limpieza. También deben de ser desmaquilladoras al mismo tiempo. Todos estos puntos los cumplen las leches desmaquilladoras Esthederm.
  • Aguas micelares: es el desmaquillador y limpiador ideal para las que no tienen tiempo, las que viajan mucho y no quieren ir cargando con muchos productos y para las perezosas. ¿Por qué? Porque desmaquillan ojos, labios y rostro y además tonifican en un solo gesto. ¿Sabías que Esthederm sacó la primera agua micelar del mercado? Ahora puedes explicarte la diferencia.
  • Gel espumoso: es el limpiador clave para las pieles grasas, para los hombres, para los jóvenes que comienzan con su primer limpiador. Lo metemos en la ducha y no hay nada más fácil de usar. Lo único que debemos de tener en cuenta: después de usarlo no debemos de sentir la piel tirante. Si es el caso, ese limpiador es demasiado fuerte para tu piel o no cumple con los mínimos de tolerancia. Prueba el Gel Pureza de Esthederm, es una bomba de frescura. Su perfume te encantará.
  • Espumas limpiadoras: son la nueva generación de limpiadores. Limpian en profundidad, son de utilización ultra cómoda bajo la ducha y son suaves con la piel. Si están bien formuladas son universales y hasta las pieles un poco sensibles pueden usarlas. La Espuma Pureza de Esthederm es uno de los top 10 y la Espuma Aclaradora que lucha contra las manchas oscuras es una perla negra; por algo será…

¿Cuál es el limpiador que mejor te va? Si tienes dudas, pregúntame.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s